“El control sanitario del agua de consumo humano es un objetivo prioritario de la salud pública. Las Directivas europeas y la legislación nacional están destinadas a garantizar que el agua de consumo sea salubre y limpia, eliminando o reduciendo la concentración de contaminantes microbiológicos y físico-químicos que puedan afectar a la salud humana”
(Ministerio de Sanidad)


¿Por que hay cloro en el agua del grifo?

El agua del grifo está sujeta a drásticas medidas sanitarias que tienen como objetivo garantizar un agua de calidad y sin riesgo para la salud púlica. El agua, como recurso natural, recorre diferentes ambientes que la contaminan de modo más o menos grave antes de llegar a nuestras instalaciones. Esta contaminación puede ser natural ( microbios, bacterias..) o artificial como consecuencia de la actividad humana ( productos químicos, pesticidas, plaguicidas, contaminación atmosférica…)
Para garantizar que nuestro organismo no se vea afectado por éstos contaminantes, el agua del grifo se purifica en una planta de tratamiento de agua. La última etapa del tratamiento consiste en añadir cloro en el agua para evitar cualquier retro-contaminación durante su distribución hasta las redes municipales.
En efecto, el cloro es el desinfectante más eficaz, eliminando la gran mayoría de contaminantes del agua y conservando su poder desinfectante en todo momento.

 

¿El cloro, comporta algún riesgo para la salud?

Es evidente que la administración no utilizaría el cloro para tratar el agua de consumo si hubiera indicios de que ello pudiera representar un riesgo real para nuestra salud. Incluso sería pertinente recordar que la cloración del agua ha permitido reducir considerablemente la tasa de mortalidad, ya que ha reducido los riesgos de infección y enfermedades transmitidas por el agua (una ventaja de la que, por desgracia,  más e 800 millones de personas en todo el mundo no se pueden beneficiar)
 

 

¿Se puede eliminar el cloro del agua del grifo?

Si bien el agua del grifo no representa un riesgo inmediato para la salud, si que puede tener, a veces un olor o sabor ( “a lejía”) poco agradable cuando se consume. El producto más utilizado para la eliminación del cloro en el agua ( decloración) es el carbón activo

 

¿Que es el carbón activo?

El carbón activo es una forma porosa de carbón que puede fabricarse a partir de diversas materias primas carbonosas. Los principales productos comerciales se fabrican a partir Osmosis Inversa Aqua Dealerde la cáscara de coco, carbón mineral, turba y madera. El proceso de activación implica el tratamiento de la materia prima por medio de vapor o compuestos químicos, de forma que se consigue una estructura porosa y absorbente. El carbón activado, en medio liquido,  tiene una amplia gama de aplicaciones, tanto en polvo como granular.
Sus aplicaciones en medio líquido abarca la principalmente la potabilización de aguas  (eliminación de olor, color, sustancias químicas, bacterias…) tratamientos de aguas residuales, ecloración de aguas para su uso para la fabricación de bebidas refrescantes, decoloración y mejora de bebidas alcohólicas ( vinos, rones).... En distintos formatos y volumen lo podemos encontrar en aplicaciones tan sencillas como peceras o filtros de refrigerador hasta complejos  y variados sistemas domésticos, industriales. En la eliminación del cloro en el agua, un dimensionado en función de sus parámetros de trabajo, nos da como resultado un lecho de carbón con un sistema de funcionamiento muy similar a los filtros de lecho.

 

Osmosis Inversa Aqua Dealer