¿A partir de cuando debemos descalcificar el agua?

Todo depende del uso que le va a dar: el 98% del agua consumida está destinada a aplicaciones sanitarias. Se puede decir entonces que hay que descalcificar el agua a partir de 8ºF para ciertas aplicaciones como calefacciones, lavadoras, lavavajillas, calderas, humidificadores, etc. Si bien es totalmente indispensable a partir de 15ºF, sea cual sea su utilización.

 

¿La presencia de sodio en el agua presenta inconvenientes sobre la salud, en los regímenes sin sal?

Es necesario saber que un agua con una dureza de 30ºF contiene, una vez descalcificada. 0,138 gramos de sodio por litro. El aporte cotidiano de sodio en una dieta normal es de unos 5 gramos y de 3 gramos el de una dieta sin sal.. A título indicativo, 100 gramos de carne aportan 0,150 gramos de sodio al organismo.
Por consecuencia el aporte de sodio del agua descalcificada puede ser considerada como insignificante. Está reconocido, de una manera general, que el porte de minerales a través del agua es muy pequeño, en comparación con los contenidos en los alimentos.
A continuación la concentración media de sodio en algunos alimentos más corrientes:

Alimentos
Mg. de sodio por Kg.
Zanahorias
750
Apio blanco
1500
Espinacas
250
Queso blanco
12.500
Queso gruyère
5.000
Leche de vaca
500
Huevos
1500
Pan blanco
5.000
Patatas
100
Cerveza
100

 

 

¿Donde va a parar la sal usada en la regeneración?

Pasando a través de las resinas , el cloruro sódico (sal) les arrebata los iones de calcio y magnesio, y, ambos son conducidos al desagüe.

 

La eliminación del calcio, ¿puede tener consecuencias sobre el organismo?

Para responder ésta pregunta hay que tener en cuenta 2 elementos:
El contenido en calcio de una dieta equilibrada está en aproximadamente 1000 mg/día.
Las necesidades reales del organismo están situadas en unos 100 mg/día.
Estas dos informaciones que el aporte complementario en calcio a través del agua que ingerimos es mínimo y sin influencia.

 

El agua descalcificada ¿es dañina para el corazón?

Los resultados de los estudios realizados son concisos: no hay ninguna relación entre las enfermedades cardio-vasculares y la dureza del agua.
Muchos estudiosos también llegan a la misma conclusión, y según el Profesor J. Cottet: "es necesario poner fin a ésta leyenda, la cual no hace más que frenar el desarrollo de la implantación, necesaria en muchas regiones, de equipos de tratamiento de aguas, cuya utilidad está reconocida por infinidad de técnicos en la materia."

 

¿Se puede utilizar cualquier tipo de sal para la regeneración de los descalcificadores?

Es aconsejable usar un tipo de sal “especial para descalcificadores” debido a su alta pureza, pues conseguiremos una salmuera de muy alta calidad, evitando un ensuciamiento de la resina a causa de las impurezas que pudiera arrastrar otro tipo de sal.

 

¿Son nocivas las resinas de intercambio?

Como profesionales del sector, utilizamos exclusivamente componentes conforme a las reglamentaciones sanitarias internacionales, y utilizamos resinas de alta calidad, que no presentan riesgo alguno al consumidor.

 

¿Es corrosiva el agua descalcificada?

La corrosividad del agua no está relacionada únicamente con su dureza. Tiene relación , principalmente, con otros factores como la temperatura, el pH, la alcalinidad, o la mineralización total del agua.
En éstos casos es necesario el asesoramiento de un técnico especialista en tratamientos de agua para realizar tratamientos complementarios.

 

¿Cuál es la diferencia entre descalcificador y aparato anti-incrustante?

Los equipos anti-incrustantes no tienen como objeto la eliminación de la dureza del agua. Dependiendo de ciertas condiciones, impiden solamente la formación de incrustaciones. Por ello no aporta las ventajas del agua descalcificada que hemos mencionado, a la vez que su eficacia está muy limitada.

 

Un descalcificador ¿favorece la proliferación de bacterias?

No. De todas maneras toda agua acumulada en un recipiente o canalización, sin circulación, permite el desarrollo de bactérias. En un descalcificador, la frecuencia de las regeneraciones evita, gracias a la salmuera, dicha proliferación.
En caso de paro prolongado (vacaciones) del aparato, es necesario provocar una regeneración para evitar esa posibilidad.