La fintración del agua Aqua Dealer

¿Qué es la filtración del agua?

La Filtración es un proceso en el cual partículas sólidas que se encuentran en el agua se separan mediante un medio filtrante, o filtro, que permite el paso del agua a su través, pero retiene las partículas sólidas en suspensión en ella.
El arte de la filtración era ya conocido por el hombre primitivo que obtenía agua clara de un manantial turbio haciendo un agujero en la arena de la orilla a profundidad mayor que el nivel del agua. El agujero se llenaba de agua clara filtrada por la arena. El mismo procedimiento, perfeccionado y a gran escala, ha sido usado durante más de cien años para clarificar el agua de las ciudades.

 

Sistemas filtrantesAqua Dealer Filtración

Se pueden dividir en dos grupos:
1.- Los que actúan formando una barrera delgada que permite el paso sólo del agua y no de las partículas sólidas en suspensión en ella.
2.- Los que actúan formando una barrera gruesa al paso del agua.

Entre los primeros, se encuentran los filtros de cartucho o tela filtrante.
La filtración por cartuchos consiste en hacer circular, mediante presión, al agua por el interior de un porta-cartuchos en el que se encuentran alojados los elementos filtrantes o cartuchos. El agua atraviesa el cartucho filtrante dejando retenidas todas las partículas en éste.
La filtración por cartuchos es la técnica de filtración más aconsejada para aquellas aplicaciones cuyas exigencias en cuanto a calidad y seguridad sean elevadas, pero con bajas cargas de sólidos en suspensión.
Los cartuchos filtrantes pueden estar fabricados en diferentes materiales, polipropileno, celulosa, nylon, acero inoxidable, etc., determinándose el empleo de uno u otro en función de las características del agua y de la calidad final deseada, existiendo asimismo y para ello una extensa variedad de rangos de filtración.
Entre los segundos, mencionaremos los filtros de lecho, principalmente de arena.
El filtro de arena es un método de tratamiento de los efluentes ecológicos, relativamente sencillo y poco costoso. Su principio consiste en hacer percolar el agua a través de una masa de arena, principalmente de sílex.
Esquemáticamente, los granos de arena forman una capa atravesada por el agua y que detiene por simple efecto de tamizado las partículas de tamaño superior al de los espacios existentes entre dichos granos. Si a lo largo de su vance tocan un grano, las partículas más pequeñas también quedarán retenidas sobre la superficie de estos por el efecto pared.
La capacidad de frenado del filtro será tanto mayor cuanto menor sea el diámetro de sus granos y más largo sea el tiempo de permanencia de las partículas. Son los filtros más idóneos para aguas con elevada carga de sólidos en suspensión.
Existen otras masas filtrantes las cuales, por si solas o mediante la combinación de ellas, mejoran la calidad final del proceso de filtración. Por ejemplo los filtros de lecho combinado de sílex y antracita o los filtros de diatomeas.